Return to site

A un año del huracán María

por: Sociants

foto por: Juan Santa

El tema obligado del día es el aniversario del paso devastador del huracán María por nuestra isla. Nos recordamos, porque no lo hemos olvidado. Por el contrario, lo tenemos bien presente; más bien, María incide casi a diario en nuestras vidas. Ya sea por las fallas en el servicio eléctrico, negocios que dejaron de operar, lugares que desconocemos de su estado o existencia, y ni hablar de las pérdidas humanas. Ahora nos referimos a Puerto Rico antes y después de María.

Hace algunas décadas vivimos los huracanes Hugo y George, pero ninguno se compara a María. Para casi todos nosotros, esta es la primera vez que vivimos algo así, ya que la última ocasión que Puerto Rico experimentó un huracán de magnitud similar fue en el 1928 con San Felipe II.

María entró a Puerto Rico por el municipio de Yabucoa como un huracán de categoría 4, con vientos máximos sostenidos de 155 millas por hora, dejó entre 25 a 30 pulgadas de lluvia y en algunos lugares cerca de 40 pulgadas. Esto causó catastróficas inundaciones, especialmente a lo largo de la mitad norte de la isla, y numerosos derrumbes en la zona montañosa. A esto le sumamos la marejada ciclónica, que en Yabucoa alcanzó cerca de los seis pies, y de igual modo hizo estragos en las zonas costeras de la Isla.

La devastación del huracán María por la Isla despertó ansiedad, desconsuelo e incertidumbre. Como consecuencia, sufrimos inundaciones nunca antes vistas y daños inimaginables. Casas destruidas, dañadas, o sencillamente borradas del panorama, arrancadas de sus cimientos, como si nunca hubieran existido. Hospitales afectados y sin servicio de energía eléctrica alterno. Cuarteles de la policía inundados. Dependencias de servicios de respuesta, auxilio y rescate afectadas. Carreteras y puentes destruidos, dejando miles de personas incomunicadas, atrapadas en sus comunidades sin acceso a ayuda. El colapso total del sistema eléctrico y las comunicaciones del país junto con la escasez de recursos, alimento y agua, obligaron a las personas a someterse a largas jornadas de espera para conseguir gasolina, hielo y alimentos. Pero la mayor consecuencia de María fue la pérdida de 2,975 vidas.

Fue impactante vivir la experiencia de María, durante y los días posteriores a. Por más preparativos que realizamos, la ciudadanía no estaba lista para un huracán como éste y sus efectos. Definitivamente, tenemos aún mucho por aprender.

El paso de huracán María visibilizó la necesidad de coordinación de esfuerzos, tanto a nivel local como internacional. Miles de personas con deseos de ayudar y aportar se sentían impotentes ante el escenario de desconocer cómo sus recursos pudieran llegar a los individuos con mayores necesidades.

Este caos vivido por la falta de logística y mecanismos de control en los esfuerzos de ayuda a las víctimas del huracán María en Puerto Rico, fue el propulsor del nacimiento de Sociants.com.

Sociants.com es una plataforma digital que facilita capturar las necesidades de los individuos y sus familiares ante un evento de catástrofe humanitaria y parea estas necesidades con proveedores comunitarios, que cuentan con los suministros y recursos de ayuda. De esta manera, esta plataforma simplifica y acelera la coordinación y logística de los esfuerzos de ayuda y recuperación para las víctimas, permitiendo a los proveedores comunitarios responder efectivamente y utilizar recursos críticos que ellos necesitan inmediatamente después de un desastre natural.

 

“Registrarse es vital y ayudará al individuo recibir asistencia al tiempo debido.” Por tal razón, exhortamos a todos los ciudadanos a registrarse en sociants.com/puertorico como parte de sus preparativos para esta temporada de huracanes o ante la posibilidad de un desastre.

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OK